martes, 10 de abril de 2012

Hoski: "¿Por qué votar al Ratón Pérez?"



¿Por qué votar al Ratón Pérez?



Porque es un hombre de confiar. Porque el Ratón Pérez encarna las más bellas tradiciones del mundo hispano, latinoamericano, y en especial, la bellísima y sacrosanta tradición oriental. Porque ¿quién mejor que el Ratón Pérez para guiar un país y llevarlo de la mano de la justicia y la prosperidad? El Ratón Pérez es el símbolo de la fe, de la esperanza; el Ratón Pérez, siempre cercano a los niños, tiene el componente utópico que las sociedades posmodernas han perdido; el Ratón Pérez es el niño desdentado con la boca llena de cocoa, el Ratón Pérez es la alegría de nuestros muchachos, la moneda de diez pesos o el billete de veinte. ¿Quién no tuvo una gran experiencia con el Ratón Pérez?

El Ratón Pérez sabe cómo hacerlo y puede volver a hacerlo. El Ratón Pérez es digno, el Ratón Pérez jamás metería la mano en la lata. El Ratón Pérez le llevó una corona de rosas a Artigas, el pasado 19 de junio. Y sé de buena fuente, que su segundo apellido es Lavalleja. El tercero es Zorrilla y el cuarto ha de ser Herrera. Sí, sí, el Ratón Pérez es la esperanza del país. Del paisito. El Ratón Pérez es realista, cumple con lo que promete y es eficiente; se lleva los dientes y te trae la platita. El Ratón Pérez tiene la voluntad política para hacer la bendita reforma del Estado, idea que no se le ocurrió a otro que a él, solo que por pequeño y humilde, nadie le dio corte. 
No cabe dudas, con el Ratón marchan las empresas públicas. No más colas, no más mala atención. Bajan las tarifas y los combustibles. El Ratón Pérez sabe donde hay petróleo, y como el Ratón Pérez está con el pueblo y los proletarios; como el Ratón Pérez luchó en la revolución roedora, el ratón Pérez es el más capacitado para traer grandes inversores extranjeros que exploten nuestro recursos vírgenes y dar gran cantidad de mano de obra. Con el Ratón no va a faltar el trabajo doña. Usted vótelo, tome, lleve la lista. La verdad, posta, nadie como el Ratón. El Ratón es un hombre recio, de la vieja guardia, del mejor batllismo. El Ratón Pérez es lo más demócrata que hay, es laico y defiende la tradición valeriana. Algunos dicen que el ratón es masón, pero el Ratón solo es liberal, jacobino, socialista y anarco. El Ratón Pérez, qué grande... Lo votan los jóvenes y las personas mayores. Las señoras lo votan por su devoción católica. Las familias Ratón y Pérez son públicamente conocidas por su fe católica y su filiación al carlismo y al Opus Dei. Algunos dicen que el Ratón es masón, pero yo no creo. Más bien creo que eso son novelas peores que las de Mercedes Vigil (qué libros de mierda, hablando un poco en serio). El Ratón Pérez promete solucionar todos los problemas de seguridad. Promete meter preso a todos los menores de edad, y llevarlos a una cárcel en la Isla de Flores, junto con los homosexuales ya desterrados por Cotugno. No más robos a los comerciantes. 
El Ratón Pérez promete (y puedo darle mi palabra de que si gana, cumplirá) un país pacífico, sin asesinatos, sin cumbia villera, sin robos a las viejas, sin pasta base, ni alcohol, ni cigarrillos ni preservativos ni chicles. Promete acabar con la delincuencia y especialmente con el narcotráfico y los ya nombrados menores infractores. Pero a no confundirse por favor; el Ratón Pérez es un gran, pero gran defensor de los Derechos Humanos y la educación del pueblo. El Ratón Pérez peleó contra la Dictadura, el Ratón Pérez sabe lo que es la censura, y la cárcel. El Ratón Pérez promete respetar los Derechos Humanos a rajatabla. El Ratón Pérez quiere el bien nacional por sobre todas las cosas. El Ratón Pérez usa poncho. El Ratón Pérez cree que la era de los partidos políticos con sus intereses particulares ya fue. Es hora de hacer un Pacto Nacional, de mirar hacia el futuro del país, de trabajar todos juntos y concretar el trabajo en obras, en vivienda, salud y educación donde verdaderamente se aprenda y se adquieran los conocimientos básicos del currículum tradicional y clasicista moderno y los de la empresa call center que necesita capital humano verdaderamente capacitado. El Ratón Pérez sabe usar la ceibalita. Lo han visto en los recreos jugando con los niños o bajando alguna porno. El Ratón Pérez es libertino y en su campaña política piensa repartir condones con el eslogan “poné-la + su número de lista”, porque a pesar de que es libertino, el Ratón Pérez cree en una sexualidad responsable. El Ratón Pérez fue a visitar a las madres del Pereira. El Ratón Pérez considera que el negro Pereira es el mejor periodista deportivo, porque el Ratón Pérez es un férreo defensor de la diversidad étnica y sexual. El Ratón Pérez toma Coca Cola. El Ratón Pérez ha dejado el negocio de los dientes para dedicarse enteramente a esta campaña política. Necesita tu voto. No mires para otro lado. No seas indiferente. No es una cuestión de divisas, es cuestión de hacer un país mejor. Es una cuestión de Desarrollo Nacional.

Hoski, Junio 2011


No hay comentarios:

Publicar un comentario